4 signos en el rostro que nos hacen aparentar más edad

4 signos en el rostro que nos hacen aparentar más edad

Alrededor de los 25 años se empieza a perder colágeno y elastina, elementos fundamentales para mantener un aspecto joven de la piel, pero los signos de esta pérdida no se aprecian de forma significativa hasta cerca de los 35 años. A continuación detallamos los 4 signos que más años le suman al rostro:

Arrugas

Es la que más preocupa a las mujeres ya que es el signo más visible cuando llega. Hay arrugas de diferentes características y los motivos que las producen también son distintos. Las hay más o menos profundas y de variadas longitudes y disposiciones. Pero, ¿qué le ocurre a la piel para que salgan arrugas?

  •  La acción de los músculos: las contracciones continuas de los músculos de la gesticulación, favorecen la formación de las llamadas líneas de expresión, ya que la piel en continua tensión, se estira y distiende, formándose las líneas dinámicas o de expresión, alrededor de los 20 años de edad.
  • Modificación de los constituyentes de la dermis: en el envejecimiento se producen alteraciones de la unión entre la dermis y la epidermis lo cual se traduce como arrugas o líneas estáticas. Se observa alrededor de los 30 años de edad.
  • Modificación de los constituyentes de la hipodermis: el descenso gravitacional de la grasa facial contribuye al pronunciamiento del surco naso-labial. Lo que se conoce como arruga o líneas gravitacionales. Se observa alrededor de los 45 años.

Manchas

Las manchas de la edad en el rostro son más frecuentes a partir de los 40 años, pero hay personas que alrededor de los 30 ya las sufren. En realidad son consecuencia de la acumulación de rayos solares a lo largo de la vida principalmente aunque, como hemos señalado, pueden aparecer por otros motivos. Si nos protegiéramos adecuadamente del sol, evitaríamos estas manchas, que pueden salir tras años de haber recibido baños solares.

Son más grandes que las pecas y se distinguen de los lunares porque no tienen relieve. No tienen ninguna consecuencia grave para la salud, ya que no se convierten en tumores malignos, pero sí que suponen un problema estético.

Flacidez

Las alteraciones que se producen entre la unión de la dermis y la epidermis también dan lugar a flacidez en la piel. Se pierde tersura y en el rostro comienzan a apreciarse estéticamente descolgamientos ligeros de la piel en determinadas zonas. Por otra parte, la pérdida de los denominados cojines grasos también contribuye a una mayor flacidez, haciendo que el óvalo facial se desdibuje.

Sequedad

La sequedad se aprecia en una modificación del relieve de la piel: con el paso del tiempo, la superficie de la piel se modifica.Una disminución en los factores naturales de hidratación o en la actividad de las glándulas sebáceas o en la renovación celular, favorece la deshidratación de la piel.

Una gran apuesta para rejuvenecer el rostro

Desde la farmacia recomendamos la crema SUMMUM, un tratamiento con alta concentración de activos reparadores y regeneradores que combate en profundidad y de forma intensiva los signos provocados por los 4 tipos de envejecimiento de la piel. Entre sus componentes se encuentran el ácido hialurónico, vida roja, ácido mandélico y ginkgo biloba. Encuéntrala aquí.

Deja una respuesta